Andando el camino con una paleta de colores en la mano...

Se produjo un error en este gadget.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Tambaleandonos a nuestro propio ritmo

Desde ayer miércoles la Tierra ha estado en movimiento, en la Costa Este de los Estados Unidos se sintió un terremoto de 5.9 grados. Hoy miércoles 24 de agosto se ha sentido sismos en la zona amazónica de Perú, 6.8 grados, otro al oeste de Indonesia de 5.2 grados, uno más en Pakistan de 5.7 grados, Japón 5 grados, Turquía, 4.4 grados y otro en Jalisco, México de 4.3 grados y varios más en Guatemala.
Desde hace una semana empecé a sentir los sintomas de que algo se acercaba, eran similares a cuando tuvimos el tsunami en Japón en marzo pasado, pero más leve: ansiedad, dolor del cuerpo, dolor en el centro de mi pecho y a la altura de los riñones, emociones muy fuertes sobre todo tristeza e ira.
Así que estaba yo preparandome para movimientos fuertes, es duro a veces ser tan sensible a los cambios o movimientos de la Madre Tierra, porque generalmente se manifiesta como dolor agudo en el cuerpo fisico y emocional, esta vez, mentalmente he sentido una extraña desconexión con mi mente, tengo ideas que no he logrado cristalizar, o a veces siento que quiero expresarme sobre algo y de pronto no tengo las palabras.
Es evidente también la influencia de Mercurio retrógrado en estos momentos, pero aparte he tenido una necesidad de estar muy en contacto conmigo misma, de cuidarme, de estar atenta a mis deseos y necesidades. No he tenido humor para salir y estar con mucha gente, cero fiestas y reuniones.
Literalmente he sentido que he estado tejiendo un capullo para mi, para recrearme nuevamente y esperar, no se exactamente qué, pero estoy en estado de espera o hasta podría decir de ligera hibernación, en pleno verano, que generalmente es la época que más me hace vibrar desde que vivo en Nuevo México.
Siento que estoy tomando fuerzas para el resto del año.
Todo esto no significa que he dejado de trabajar, sino al contrario, tengo mucho trabajo que hacer, muchas tareas que cumplir, pero estoy con otro ritmo, mi propio ritmo.
No me preocupo, voy fluyendo con la vida, con mi vida, eso me gusta y me siento muy cómoda. De mí hacia el exterior.
Sé de otra amiga que tuvo síntomas muy fuertes, naúseas, mareo, dolor corporal, cansancio, se espanto bastante porque tuvo en su cuerpo una sensación de calor quemante, estuvimos platicando y revisando el momento en que le sucedió nos percatamos de que fue exactamente cuando el sismo en la costa Este estaba sucediendo!
En fin, ojalá que si alguno de ustedes ha sentido malestares extrañados esta información pueda servir para encontrar que las fuentes son otras y no que se trata de enfermedades raras.
Tomar mucha agua, descansar, caminar descalzo, ayuda para estar liberando exceso de energía y conseguir la armonía en nuestro vehículo físico.
Un abrazo y que la luz guie su camino