Andando el camino con una paleta de colores en la mano...

Se produjo un error en este gadget.

martes, 16 de noviembre de 2010

A veces necesitamos ayuda extra

En estos tiempos de tanta prisa, a veces no nos damos el tiempo para atendernos a nosotros mismos, y sobre todo los sanadores debemos estar totalmente centrados para poder tener la claridad, la energía y la fortaleza para ayudar a otros.
Mi disciplina diaria incluía la meditación de 30 min. mínimo. Pero ahora desde que empezó el frío aqui en Albuquerque me cuesta trabajo levantarme a las 6 am. porque está tan helada mi casa. Así que me ha costado llevar a cabo mis mantenimiento enérgético y espiritual cotidiano. Me estaba costando también el físico, ya que por las prisas tuve una racha de estar comiendo fuera de la casa o de comprar cosas muy fáciles para cocinar, lo cual implicaba carne y demás cosas no tan buenas.
Asi que en días pasados decidí empezar mi proceso de limpieza y depuración obligatoria de fin de año. Empecé con el consumo en ayunas de una taza de té de neem, un vaso de agua con linaza entera remojada la noche anterior (esto tomado por un mes es un excelente limpiador intestinal y regulador de sus funciones). Y empecé a tomarme el tiempo de cocinar, sobre todo vegetales, comida sana, fresca, viva.
Me quedan todavía el ejercicio, ahora que tengo lista mi bicicleta voy a intentar salir, aunque tenga que desafiar el frío congelante de la mañana y de la tarde.

Tomar mucha agua. Aqui he encontrado un té magnifico que es de Tulsi, un tipo de albahaca, combinado con pétalos de rosa, este té me ayuda a subir mi frecuencia de vibración inmediatamente, respaldando mis procesos de sanación, ya que la rosa es la flor que vibra con la frecuencia más alta en el reino vegetal, mientras que el tulsi acelera los procesos de limpieza energéticos. Por lo cual combinados son maravillosos, les dejo la liga por si quieren conocerlo.


El que yo tomo es el de Sweet Rose Tulsi tea, también me gusta el de jazmín, pero el de rosa es mi preferido.
En la tarde estoy tomando agua con chía, que además de ser supernutritiva ayuda a la limpieza energética (tip dado por mi maestra Ana Silvia Serrano)

Y finalmente acudí a visitar a mi amiga Veiga O'Sickey que trabaja con un poderoso sistema que combina colores con cristales, esta terapia me ha permitido consentirme un poco, dado que como sanadora el trabajo de crecimiento personal y de sanación es continuo, siempre es relajante darnos la oportunidad de que alguien más trabaje con nosotros, de esa manera, nosotros ya conocemos lo que nos toca trabajar, nuestros puntos débiles y la otra sanadora puede facilitar el proceso.
Bueno, pues eso me ha pasado con Veiga, es fenomenal este sistema, esta semana ella trabajó con el color naranja para fortalecer la aceptación de la felicidad en mi vida, y sorprendida tuve una nueva experiencia corporal, mi cuerpo estaba feliz, no era una sensación espiritual, ni mental, ni nada parecido, era solo mi cuerpo rebozando felicidad. Me encantó esta terapia, que aunada a mi trabajo cotidiano con cristales, obsidiana, plantas, etc. Me está iluminando nuevos aspectos.
Es una super experiencia, esta es la liga de mi amiga Veiga:



Y bueno, desde mi felicidad un abrazo, y una invitación a iniciar un proceso de liberación y de limpieza profunda en su vida, tanto en lo físico como en lo espiritual, el otoño es tiempo de dejar ir, de recoger la cosecha, soltar lo muerto, lo sin vida, sólo vean los árboles a su alrededor. Es el inicio de ir hacia dentro de uno mismo, proceso que culmina en el invierno.
Los dejo con una foto de un lindo arcoiris, tomado en una cascada en los Tuxtlas, así es como siento que la luz me ilumina...

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Que nos toca ahora? Correr sin parar en impecabilidad


Andando sin parar, ni siquiera para respirar, para comer, para abrazar y mucho menos para descansar. Asi andamos muchos en estas semanas.

Dias pasados me sorprendi a mi misma pidiendo 5 minutos, solo cinco minutos para descansar, ya que iba de una cosa a otra, de un evento a otro, de una ceremonia a otra, estaba en una especie de torbellino.

Platicando con amigos y amigas parece que la experiencia ha sido compartida por varios y yo diria que va a nivel global.

Este fin de año pinta así, rapidez, ráfaga, velocidad.

Por ello me he preguntado que puede servirme para estar arraigada y no volar con el tornado. Lo primero para mi ha sido empezar un programa de fortalecimiento de mi cuerpo fisico, comida saludable, ejercicio, meditación. Pero como todo va tan rapido he decidido cada dia al anochecer y al amanecer tener mis metas claras en mente y en espiritu. Tambien la impecabilidad es super importante en estos tiempos, ya que no tenemos tanto tiempo para sentarnos a meditar una o dos horas (como a mi me gusta) necesitamos claridad en lo que queremos, ser impecables en todas nuestras acciones dia a dia, con el objetivo claro, que para mi es continuar mi sacbé, mi camino blanco, mi camino en la luz.

Y claro para continuar debemos liberarnos de cualquier carga pesada, extra, que nos siga atando al pasado, a personas, asuntos no resueltos que debemos liberar y sanar. Para mí ha sido muy claro esto último, en varias ceremonias en las que he estado y las energias que he sentido en las pasadas lunas llenas y nuevas, todo me dirige hacia liberar, perdonar (a mi primero, claro), soltar, para seguir con ligereza y firmeza. Y cada cosa que hagamos estará dirigido a nuestra gran meta, que es el aprendizaje y la evolución de nuestra alma.

Eso es lo que ha funcionado para mi, y sobre todo hacer caso a mi intuición, a mis sentimientos, estos han sido la brújula que me ha dado dirección. Lo que me ha permitido estar en mi centro.

Honrar mi proceso implica honrar el proceso de todos mis hermanos y hermanas.

Y otro aprendizaje fuerte y lindo a la vez, la gratitud, agradecer por todo lo que llega a nuestra vida, por las personas que nos han permitido aprender, por la belleza del cielo, de las nubes, de las flores, por la sonrisa de nuestros niños. Por la bondad y el cariño, por el cuerpo que siente, que percibe, que baila, que siente.

Para mi estos son mis salvavidas ahora, liberar, impecabilidad y agradecimiento, con ellos podremos soltarnos y brincar al precipicio de la vida.


Un abrazo