Andando el camino con una paleta de colores en la mano...

Se produjo un error en este gadget.

viernes, 6 de junio de 2008

La enseñanza de la Virgen de Montserrat

Ana Silvia Serrano, mi maestra de cristales y obsidiana, junto con un grupo de gente hicieron un trabajo chamánico de sanación y liberación en España con la virgen de Montserrat y quiero compartir con ustedes un escrito que ella hizo narrando lo sucedido:

La enseñanza de la Virgen de Montserrat y las geometrías de obsidiana, mayo 2008

Este escrito está dedicado a todas aquellas personas que se unieron a este trabajo desde sus lugares, y espero que así como hemos liberado estas memorias, todos lo hayan hecho también.

¡¡ GRACIAS A TODOS!!

Ana Silvia Serrano

El pasado 24 al 28 de mayo, se realizó el taller shamánico en Montserrat, Barcelona, donde un grupo de 13 personas nos reunimos en el intento de liberar las memorias arquetípicas que como candados, nos atan a creencias que nos alienan de nuestro poder de creación, a la carencia y a la falta de amor, a través de las geometrías de obsidiana y la guía de la sabiduría de la Virgen custodia de este lugar.

La Virgen de Montserrat tiene su casa en el monasterio que se ubica a una hora aproximadamente de la ciudad de Barcelona. Este monasterio fue construido en ese precioso lugar, debido a su aparición antes del siglo XII. Es a partir de entonces que se inicia la construcción de este grupo de edificios, inmersos en la gran montaña donde moran estas piedras gigantescas con formas humanas, probable herencia de la antigua Atlántida.

Para los feligreses de la fe cristiana, “…ella representa el misterio de la Encarnación, del Hijo de Dios hecho hombre en Jesús de Nazaret. María con Jesús en sus brazos revela el amor de Dios por la humanidad, a la cual Jesús ofrece la vida y la inmortalidad a través de su misterio pascual de muerte y resurrección”. (1)

El sitio es una gran montaña, ahí se encuentra la cueva donde ella fue hallada, pero también existen otros sitios como la Ermita de Miguel Arcángel, y por supuesto, su gran Templo, la Basílica, donde en su interior se encuentra la Capilla donde mora una estatua de esta tan venerada Virgen.

El trabajo con las geometrías incluyó la diaria meditación en la Capilla, que se realizó de 8:00 a 9:00 de la mañana. Ahí, nos reunimos para hacer la Meditación de la Tierra, que nos permitió el encuentro directo con ella, donde pudimos notar con claridad el acompañamiento de muchas personas que se sumaron desde sus lugares. Ante ella experimentamos la conexión del corazón del amor de la Virgen, quien abrió un camino de enseñanza sagrada, y su primera lección fue mostrarnos su propia imagen. Ella nos presenta la Tierra, que posa sobre su mano derecha. Nos dijo “Mírenme, cómo sostengo con una mano, la Tierra”, nos transmitió que el trabajo de liberar las falsas creencias que se contienen en la información de los arquetipos, es un trabajo que debemos hacer, porque a eso venimos, pero que no nos debemos creer que ese es el fin y la verdad de la esencia humana. Nos habló de hacer el trabajo que nos corresponde, pero que no nos creamos todo lo que en ella se nos dice. A cambio, nos dijo: “Mírenme, comparen la magnitud de la Tierra con mi presencia”. Nos indicó que viésemos lo grande que ella es, porque es amor, lo grande que debe ser este y que debemos prodigar, más allá de las creencias que en la Tierra existen, más allá de nuestro pensamiento y nuestra existencia.

Cada día, un recordatorio de quien es ella, de lo que nos transmite. Cada día un sentimiento más profundo de confianza, seguridad y fuerza interior que sembraba en nuestro corazón, en su Capilla, acompañados de todas aquellas almas que se unieron a este trabajo.

En el trabajo de la Cueva, se abrió una maravillosa experiencia, para empezar. Llegamos ahí, habiendo pernoctado la noche anterior con Osiris, el Huevo de obsidiana, con el fin de abrir la memoria femenina del sentir, de recobrar nuestro poder femenino, de poder conectar con los sentimientos más profundos y nuestras historias de mujeres, historias femeninas. Ahí, el trabajo inició abriendo los 4 puntos, donde sorprendentemente un sacerdote no sólo nos permitió el trabajo con todo y nuestro Tecocoli, la caracola… sino que se ¡sumó a la limpia shamánica y a la petición de la apertura! Con esta bendición, el trabajo se enfocó en Urantia, la esfera, donde los humos se expandieron de una forma inusitada y todo el mundo “abrió” un espectro de conexión con alguno de sus arquetipos de origen a trabajar. Saliendo, esa tarde – noche, se aparecieron en las celdas (apartamentos) arañas, a varias compañeras. Nos quedó claro que quien se presentaba era “la Madre Siniestra”. Había miedo; el miedo de sabernos separados de nuestras madres, no por estar en Montserrat, sino esa separación que vivimos en nuestra psique en el momento del nacimiento, cuando nuestra madre (inconcientemente) se encuentra más preocupada por su marido, y otras tantas cosas que por entrar en un profundo contacto con su bebé recién nacido. La preocupación de la madre, más allá del bebé, nos lleva a pensar que en vez de estar angustiada, debiera estar disfrutando de su crío/a, con todo el amor y placer que ello implica y no por las cuestiones familiares, sociales formales o las cuestiones económicas que surgen con la presencia del nuevo ser.

Al día siguiente, presentes en la meditación en la Capilla, volvimos a encontrarnos con la lección de la Virgen, donde se transmitió que viéramos cómo posa su hijo en su regazo. Este niño, nos muestra,lo que representa: el amor incondicional de la madre por su hijo. Nos enseña que somos nosotras las que hemos de participar en la transmisión del amor hacia los hijos y no esperar el amor de un hombre para empezar a amar, porque en su imagen ¿Dónde está la del hombre? Está la imagen del niño, a quien la madre ama de manera incondicional. La lección versa sobre la creencia de una mujer de que si no tiene un hombre que la ame, ella no puede amar, o si no se siente amada, no puede transmitir amor. Su enseñanza es que la mujer, es la criatura de la Tierra que tiene la capacidad de amar y transmitir el amor, a sus hijos, ¡pero al mundo entero también! Por el simple hecho de ser mujer. Ella nos revive el símbolo de Isis, la diosa egipcia que revivió a Osiris, cuando este muere, asesinado por su hermano Seth (que representa el patriarcado), cuando vemos el círculo como símbolo en su mano, que representa la Tierra y en Isis, el círculo en su cabeza, que representa lo femenino (útero y trompas, según Jung).

En la montaña, a un lado de la Ermita de San Miguel, iniciamos el trabajo habiendo vibrado a Seth, la noche anterior y ante Tezcatlipoca, el espejo de obsidiana, surgieron los miedos más profundos. Miedo a la madre, miedo a los hombres, miedo a las relaciones, miedo a la enfermedad, miedo a lo desconocido y el más profundo: miedo a la muerte. Todos, a partir de las experiencias de cada uno de nosotros, y vibrando cada geometría que como llave “abría” esa memoria en cada uno de nosotros y más allá a todos a la vez.
Acompañados de los seres de luz, los protectores, y sobre todo las enseñanzas de la Virgen, enfrentamos el miedo en cada uno de estos niveles de manera vivencial. Sí, se presentó la muerte también, ya que esta también es una creencia patriarcal cuando se vive desde el miedo. Todos fuimos individualmente y en grupo para allá. Seth era el guía, y Tezcatlipoca el maestro. El nos mostraba a cada uno, la relación que existía con la verdadera muerte: “La Transformación” y nos separaba de esa creencia falsa y patriarcal de lo que en realidad es “la Muerte”.

Para este trabajo, subimos a media noche a la montaña, donde rezamos la oración tibetana del Bardo, que nos ayuda a cerrar los círculos de nuestra vida que hemos de cerrar pero también a cambiar de ciclo, lo que nos permite avanzar, movernos, evolucionar. Muchas almas se hicieron presentes, muchas almas acompañaron, otras se liberaron.

El siguiente día, en nuestra acostumbrada reunión con la Moreneta, quien nos guiaba y nos mostraba el camino de esta liberación en el trabajo arquetípico, nos habló de la resurrección, o mejor dicho, del “renacimiento”, que representa ese niño en su regazo, tal como Horus se muestra en el regazo de Isis. En su lección, nos muestra la tarea a la que venimos a la Tierra como este viaje que nos va a permitir la transformación a través de la “Muerte y Renacimiento”. El niño, representa ese nuevo ser que ha nacido del “Huevo”; el huevo porque este contiene la energía femenina (óvulo) y la energía masculina (espermatozoide) que nos permite la vida; desde donde nace el “nuevo ser”.

Había que renacer, había que morir para renacer, y dado que cada uno vivíamos el arquetipo en nuestros cuerpos, mentes y almas, cada uno enfrentaba su propia muerte, pero a la vez, en la compañía de todos, todos moríamos para renacer. Muchas experiencias tan profundas y contundentes nos mostraron nuestro renacer. La Virgen nos llevaba por un camino de aprendizaje donde el regalo que nos dio fue nuestro deseo: el intento de liberar esas falsas creencias que nos atan como candados que nos hacen creer débiles, no merecedores, sin poder alguno, pequeños e inválidos. Cuando lo que existe como esencia en el ser, es únicamente el amor. El amor a uno mismo, para luego poderlo transmitir a otros.

Al final la experiencia fue el haber recuperado una fuerza, el haber podido enfrentar esas memorias de corte, división, mal trato, celos, separación, miedo, enfermedad y muerte que nos atan. Hemos de reconocer que la energía de esta inconmesurable Virgen y Diosa, sostuvo aquella que nos permitió viajar a lo más profundo de nuestra psique, a lo más profundo de nuestra sombra, para encontrarnos con estos candados. Los Maestros, nuestras geometrías de obsidiana, nos llevaron a encontrar cada uno de estos, para mostrarnos el dolor y sufrimiento, pero no sólo el nuestro, sino el de la humanidad entera, que se liberó a través de una experiencia que conllevó la compasión y comprensión, la guía y el trabajo realizado en compañía de nuestros congéneres pero también con nuestros ángeles y seres de luz en ese maravilloso lugar, que es Montserrat.



Bibliografía

(1) Todo Montserrat, Col. Todo España, c Editorial Escudo de Oro, S. A., Montserrat, Barcelona, España. P. 32


A raíz de este trabajo que hicieron yo tuve estos sueños extraños que platicaba anteriormente, los de los cuadros azules y toda la tristeza. Esto es muy curioso porque aunque sabía que harían ese trabajo olvidé las fechas y sin embargo mi cuerpo etérico y el emocional se conectaron con ellos y trabajé y apoyé desde aquí desde Albuquerque.
Es maravilloso cuando se hace evidente que estamos todos conectados y que cada ejercicio, ritual, ceremonia, meditación, oración hecha para sanarnos y para sanar a nuestro planeta resuena y reverbera a niveles mayores inimiginables, cada gotita de amor que salga de nuestros corazones es capaz de alcanzar a muchos otros corazones en el cosmos, como las ondas en el agua, a medida que se alejan de su centro son más y más grandes, así holográficamente vamos todos apoyándonos y abriendo conciencia para lograr nuestra liberación y salud total.
Una bonita foto de ella que encontré en Wikipedia http://http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/24/Verge.jpg

miércoles, 4 de junio de 2008

Transformando la negatividad y elevando la energía

Como decía anteriormente en casa hemos estado un poco estresados por vivir con un niño cristal, que nos ha dado algunas muestras de sus garras y rugidos de León (ascendente Leo) y nuestra paciencia ha tenido que ser reforzada en serio, y como siempre que pides ayuda llega, pues me llegó un correo sobre una canalización de Águila Blanca sobre como mantener una vibración alta, la verdad es que me llegó en el momento justo y quiero compartirla con ustedes, es un poco larga pero vale la pena leerla:

MANTENIENDO UNA ALTA VIBRACIÓN ÁGUILA BLANCA (1993) - Canalizado por Jonette Crowley © Copyright 2007 - Jonette Crowley Todos los Derechos Reservados Center for Creative Consciousness http://www.jonettecrowley.com/ Traducción: L inda Wurts linwu.07@gmail.com Edición: Anita Manasse estrellam@sion.com
Bendiciones, bendiciones, amigos. Este es Águila Blanca. Cuando inicia el verano y la luna se dirige a su plenitud, es un tiempo mágico del año. Así que, todas las cosas están en su lugar, para ayudarnos a encontrar un estado de gracia, una elevada vibración y mantenerla como nuestro tesoro, como seres humanos. Una alta vibración, es un estado de luz tan fino, que las cosas de un valor más áspero son invisibles para ella e imposibles en esa realidad. Puede que imagines, que existe un continuo completo de vibraciones. Al ser tú un humano, con una conciencia muy flexible, puedes operar a cualquiera de estos niveles o muchos niveles de vibración del continuo. Diríamos que al fondo se encuentran vibraciones pesadas, emocionales, pegajosas, digamos de enojo, miedo o culpa. Tú ya sabes cuál es la lista para la lavandería. Esas energías no son fluidas. ¿Qué sabes de esas energías? Se te pegan. Hacen que tu personalidad quede adherida. Hacen que te adhieras a patrones viejos, una y otra vez. Hacen que te adhieras a viejos pensamientos una vez, otra vez y otra vez. Cualquier cosa que ocasione que la energía se cuaje, se haga grumo, es de una baja vibración. Nuestra meta es liberar la energía que se encuentra en esos grumos y usarla para vivir en vitalidad. Así que, esas son las vibraciones bajas y todos sabemos cuáles son. Todos nos hundimos en ellas, con más frecuencia de lo que quisiéramos admitirlo. Pero, también sabemos que al hacer una selección diferente, escogiendo un valor diferente desde nuestra perspectiva para nuestros sentidos; podemos elevarnos a partes del espectro vibratorio, más y más alto. Por ello, la parte media del espectro, se sentiría como cuando estás en un buen día, cuando no estás atrapado. Cuando no estás exactamente actuando como un Maestro, no estás exactamente exudando amor, compasión y paz, pero no te encuentras atorado y las cosas fluyen. Es un día normal y bueno, un buen día hasta que alguien te habla, alguien que está estancado justo en el medio de su sitio de atoro y entonces, probablemente te hundirás junto con él o ella, para que puedas tener empatía. Bueno, vamos a hablar sobre ello. Las altas vibraciones de las que estamos hablando, se encuentran más arriba de este rango medio. Son las vibraciones de tu alma, de tu cuerpo de luz. Son tus vibraciones al ser un Maestro, de comportarte de una forma que sugiere y cataliza luz. Las vibraciones de la iluminación, o de la gracia, de la paz, del asombro. Esas son las que anhelamos que toques con más frecuencia. Porque esas absolutamente niegan las energías más bajas. Hacen que las energías más bajas, se disuelvan. Así que, vamos a asumir que la mayoría de los días, te encuentras en este rango medio (y esto es un bosquejo generalizado) que no estás muy atorado y que tus patrones, no están tan mal. Sin embargo, algo ocurre de pronto, alguien se te cierra en el tráfico o llama una amiga diciendo que la abandonó el marido o finalmente, te llegó la cuenta del dentista; ya sabes, éste tipo de cosas. Por un instante, cuando esto te golpea, tienes la opción a una selección. Queremos que cierres tus ojos, háganlo y piensen en algo semejante al tener un buen día normal, también en algo en los últimos días que disparó o te mostró la oportunidad de que te involucraras con emociones más pesadas y emociones más pegajosas. Encuentra eso en tu conciencia. Bien, están encontrando la vibración de su buen día, de su vibración normal. De hecho, vamos a solidificar eso un poco más. Verdaderamente, vayan a cómo se sienten, cuál es su presencia, a qué sabe su ser en un día normal. Siéntanlo. ¿Qué tan ligero te siente? ¿Qué tan abierto está tu corazón y tu respiración? ¿Qué tan radiante está tu rostro? ¿Qué tan derechos están tus hombros? Bien. Pueden hacer eso. Ahora, recuerda algo justo cuando estabas a punto de hundirte, en ese preciso instante. Queremos que encuentres en tu conciencia, esa fracción de segundo, en la que se te presentó la oportunidad de adherirte o de permanecer donde estabas. Así, vamos a ayudar a trasmitir este instante, justo antes de que tomaras la decisión. Lleva tu conciencia a cómo te sentiste en ese momento. Aún estás con claridad, pues no has decidido dejar ir tus buenas vibraciones. Pero, la oportunidad está ahí, agitándose en frente de tu rostro. Permanece en ese momento. No se ha decidido nada aún. Al ponerte en este momento, estamos expandiéndolo. Lo que estamos haciendo es ayudar a que se expanda el tiempo, para que tengas más tiempo para la toma de decisión, antes de que saltes hacia las vibraciones más bajas. Permanece aquí, sintiendo como este punto de expansión crece, hasta que tengas suficiente espacio para tomar una decisión clara, sobre el tipo de vibración a la que vas a responder. Bien. Tus opciones están claras. El tiempo está como congelado. Bien. Ahora, vamos a dejar que sientas ambas decisiones. Bien. Te has movido a través del punto de decisión y lo que has hecho, es lo de siempre. Te has ido hacia la salida del enojo o lo que sea. Así que, deja que sientas como se escurren tus vibraciones hacia esos estados emocionales más bajos. Aunque no lo hayas hecho, solamente pretende que lo hiciste. Aún si tomaste la decisión de permanecer en el centro, pretende que te fuiste con eso y te atoraste. Bien, siéntelo. Sumerge tu ser en lo que se siente. Date cuenta de lo que siente tu respiración. Si pudieras sentir tu aura, ¿cómo se siente o cómo se ve? ¿Qué tan radiante está tu rostro? ¿Qué tan relajados están tus músculos? ¿Qué tan abierto o cerrado está tu corazón? Date cuenta de todo esto. Bien. Todos reconocemos este sitio muy bien. Retorna al momento donde te habías expandido, al punto en el que podías ir hacia un lado o al otro. Ve hacia ese punto expansivo. Hay dos selecciones disponibles. Una es la de permanecer en tu vibración buena y normal. No permitir que esto que ocurre, lo que sea, te lleve al patrón o pensamiento de atoro. Siente, como la oportunidad estuvo para ti de quedarte atrapado y siente que mantuviste un nivel emotivo y espiritual, claro. Siéntelo en tu imaginación. Percibe lo que se siente. Date cuenta que lo que podría haberte llevado hacia abajo, aún existe, pero ya no te mantiene enganchado. Ya no tiene ningún agarre contigo. Aún está ahí. No estás negando que ese asunto o lo que sea, está ahí. Pero, ahora no tiene significado para tu flujo emotivo. No tiene ningún significado para tu vibración. Queremos que sientas que no lo estás negando. Ahí está. Pero, está básicamente inaccesible para tus vibraciones. Siente eso. Bien, ahora, supongamos que ocurrió lo mismo. Ese evento o lo que sea a lo que habías reaccionado en una forma encendida o negativa y ahora tienes esta decisión y decides que ese evento, ese comentario, esa cosa, te lleve hacia arriba en vez de abajo. Te lleva a las vibraciones de la gracia, de la totalidad, de la Maestría y del perdón. Más alto que tu ruta de todos los días. Así que, al sentir ahora tu reacción a esto que te pudo haber llevado hacia abajo, siente como tu ser se va hacia una vibración de paz, muy centrada y amada. ¿Cómo se siente? Si conocieras tu aura, ¿cómo se vería? ¿Cómo está tu corazón? ¿Cómo está tu respiración o tu radiante rostro? Siéntete abrazado por estas vibraciones elevadas. El valor de ir hacia arriba de la escala, es que permaneces con energía. Permaneces fuerte. Si hay algo, digamos que entró alguien que estaba muy agitado emocionalmente y estaba tratando de que entraras en ese vaivén, como serían las riñas domésticas por ejemplo. Así es como se ven. En ese momento expandes el instante de decisión y dices: NO QUIERO IR HACIA ABAJO TAMBIÉN. ¿Qué tanto bien haría si son dos en el lodo? ¿Por qué no voy más alto? Si eso le va a dar más energía a la situación. Mientras más elevada la vibración, más energía disponible para cualquier situación. Si ambos están tendidos en el lodo, hay muy poca energía para que se tome una solución. ¡Eso, ya bien lo sabes! Parece ser un remolino hacia abajo, chupando todo a su paso. ¿Qué quieres? Tú deseas la mayor energía posible, para que puedas obtener la mejor solución para cualquier evento, aunque el evento sea algo menor. Así, si te quedas en tu vibración de todos los días, tienes más energía para manejarla. Quizás incluso podrás invitar a otra persona a que encuentre su vibración de todos los días. Pero, si vas aún más alto, estás trayendo más luz, fineza y oportunidad para transmutar y transformar la situación total. La persona A, no cambió su comportamiento. Aún entró con sea lo que sea que traía. Pero, debido a que escogiste el sendero de una vibración más elevada, la situación se transformó. No puede ser la misma situación, porque tiene más energía. Lo que verdaderamente anhelamos que sepas es que no queremos que seas conciente en tu vida, que no trabajes por hábito, sino que expandas el tiempo, para que puedas tomar siempre una buena decisión. Para mantener una vibración elevada. ¿No sería conveniente si pudieras hacer algo de trabajo preventivo de energía? Para que no siempre tengas que saltar, o quedarte igual, cuando alguien entra en tu vida y quiere llevarte al lodo. Algo que pueda verdaderamente iluminar a la gente a tú alrededor, tus compañeros de trabajo o tu familia y para que no estén en tan baja vibración. Eso te ayudaría. Por ello, una parte para mantener una vibración alta es lo que irradia y transmite tu alta vibración, como un regalo para otros. Por supuesto, es un regalo para ti porque no siempre vas a tener que tratar con ellos en una vibración baja. ¿Cómo lo haces? Para ser un transmisor radiante de energías de gracia, no es a partir del estado en el que estás todos los días. Este puede ser maravilloso, pero tiene una costra emocional pegada. Por eso, no es necesariamente un buen sitio para transmitir. Por ello, en tu tiempo de oración, de reflexión o de meditación, estás ya en estados elevados. Desde este sitio, solo ama a la gente en tu vida, las circunstancias, el coche cuya transmisión ya no sirve (no tiene que ser humano). Baña esa gracia en las cosas en las que pones tu conciencia. ¿Cómo crees que los ángeles y la gente rezan para ayudar a que se resuelvan las cosas que quieres? Báñalas con gracia. Si quieren abrir sus ojos para recibirla, genial, si no! , no les va a lastimar. Quizás en alguna ocasión hayas estado enviando energía a alguien, enviando amor y te llega una señal muy clara de que ya no lo hagas. Como que ya no quieren tener nada que ver con tus buenos pensamientos. Bien, usualmente pasa cuando no estás en tu estado más elevado de gracia. Tienes quizás un tanto de tu personalidad involucrada, porque sabes que tanto quieres que ese alguien cambie. Así, la mayor parte de tu personalidad quiere que el otro haga lo que quieres. Eso puede hacer que la gente se cierre. Pero, nunca se va a cerrar un alma, si estás transmitiendo, irradiando y bañando con gracia desde una elevada vibración.
PREGUNTAS Y RESPUESTAS (Resumen editado por L.W.)
¿Cómo podemos visualizar la gracia? Llama a todos tus ángeles, a todos los grandes seres gentiles, para que se pongan a tu alrededor. Percibirás una sensación, que puede ser un sonido, una visión, un color, cada uno lo verá de diferente forma. Ábrete a la lluvia de luz, a la vibración de paz, al amor absoluto de la gracia. Continúa expandiendo tu alma, porque mientras más gracia recolectes, más recibirás. Son vibraciones de tu alma, así que se establece una resonancia y cuando estás en este lugar, los pensamientos que tengas les llevarán gracia a los otros. Pues ahí, no influyen ni las expectativas, ni la personalidad. Es el lugar de las almas iluminadas. ¿Cómo puedo manejar tanta negatividad? Nada es más peligroso, que alguien que retiene su negatividad. Así que, primero bendice que está saliendo y es aparente. Después arriba al punto de decisión. Nosotros decimos que la raíz sin es igual, por ello, simpatía equivaldría a una misma vibración. Escoge. Le puedes ayudar al otro a que se sienta que no está solo. ¿Y después? De nada te sirve, sentir lo que la otra persona siente. No es un acto de amor, no tiene ningún valor. Momentáneamente, parece ser una solución, pero NO tomes la negatividad del otro. No la sientas. No estás negando que el otro la tiene, pero cuidado porque puede involucrar TODA tu vibración hacia la negatividad. La energía negativa, no tiene luz. ¿Hay palabras, patrones o afirmaciones que puedan ayudar a mantener una alta vibración? Si, sencillamente piensa en algo que te gusta muchísimo, como un helado de chocolate. Es una respuesta ligera, pero debes empezar desde un punto en el que te sientas cómodo, para no atorarte en algo que pudiera aparentar encontrarse muy elevado o complejo. Las flores, la naturaleza, las mascotas, algo o alguien que ames...EN CUALQUIER SITUACIÓN. Sonríe cuando tengas un mal pensamiento, esa simple medida te ayudará a elevar tu vibración. Practica la empatía, ves algo o escuchas algo, pero te mantienes en tu alta vibración. Lo puedes aplicar contigo mismo para sanar algunos aspectos que percibas o que aún te hacen bajar tu frecuencia. Otro truco que les puede resultar de apoyo, sobre todo cuando se encuentren en un ambiente rodeado de negatividad. Consiste en comenzar a triangular. El primer punto eres TU, el segundo es la otra persona, el evento o el grupo de gente y el tercer punto es tu guía (maestro, ángel, santo...) Formas una matriz imaginaria con el triángulo. Lo puedes realizar aunque ellos no lo hayan solicitado. Esta triangulación, la puedes hacer contigo mismo. Un punto es cuando estás atorado, otro punto cuando te sientes bien y el tercero con un Maestro. Es muy buena sugerencia, para cuando estás inseguro en tomar una decisión. Otro caso sería, si triangulas con la casa de la persona con quién quieres tener una mejor relación, para que así la gracia se difunda y disperses amor en lugar de un juicio. Así, también podrán ver los eventos que aparecen en las noticias, como un Maestro, sin que les afecte lo que ocurra. NUNCA TE ESCONDAS DE LA NEGATIVIDAD, porque al hacerlo, en realidad estás teniendo simpatía con lo que estás tratando de evadir; pues crees que es algo real y estás a la defensiva. TRANSFÓRMALA.
MEDITACIÓN
Cierra tus ojos y dale la bienvenida a tu alma en su viaje. Este viaje se inicia en tu vida diaria, en un día en el que tienes una buena vibración. Cuando hay algunos retos, pero sabes que eres amada. Siente el cielo azul. Ese es tu día. Ahora, triangúlalo con un Maestro, el más elevado que te imagines. Encuentra su energía, aunque tengas que esforzarte. Este es el Maestro que sostendrá el espacio para tu transmutación. Y siente, en otro punto de este triángulo, a tu YO superior. Esa parte tuya que vive en la gracia, en el amor y en la luz. Siente este triángulo dorado. Abre tu corazón y tu alma, así se establece el patrón de alineación que llega hasta tus células y permite que ocurra el cambio. Hay una paz en todo tu campo, pues esta energía del amor de tu Maestro, es muy segura y sientes como te elevas. Te sientes seguro. Ahora, desde este sitio, te pedimos que lleves a tu familia, tanta gente como quieras y las coloques en un punto del triángulo. Tu en el otro y el tercer punto, tu Maestro. Siente como ellos irán irradiando una luz más elevada. No te adhieras al resultado físico o el comportamiento que el otro escoja. Ahora, cambia el sitio de donde colocaste a tu familia, por tu lugar de trabajo, tu carrera, el propósito de tu vida. Todo lo que involucra tu sustento. Ese es un punto, el otro eres TU y el tercero, el Maestro. Siente como te expandes energéticamente y como tu aura se llena de más luz. Imagina a todos los asociados con el ejercicio, elevándose y llenándose de luz. Además, tu mismo te elevas a una vibración más elevada de gracia. Tu cuerpo incluso, puede sentir que está vibrando. Expande...expande...pídele a tu aura que reconforte a quién lo necesite. Así, le rindes tributo a tu comunidad y al planeta. Sal de la meditación con suavidad y recuerda: SIRVES DE MODELO.
Un abrazo luminoso