Andando el camino con una paleta de colores en la mano...

Se produjo un error en este gadget.

viernes, 27 de marzo de 2009

Sangre sagrada la menstruación y sus etapas

Hoy me llegó por correo electrónico este texto que habla de una de las etapas del ciclo femenino: la menopausia y su significado sagrado dentro de la comunidad y su relación con la Madre Tierra.
Hace tiempo que venía pensando en escribir sobre la menstruación, así que ya me llegó la oportunidad para hacerlo, comparto con ustedes el texto:

La Posada de la Abuela
Una visión indígena de la menopausia
(Brooke Medecine Eagle)
Les hablo como Mujer Búfalo del Norte, hermana mayor. Soy Mujer Tierra, enraizada profundamente en este suelo; soy Mujer Espíritu, portadora del Gran Misterio. Hoy vengo a hablarles de la Posada de la Abuela a aquéllas que ya estén allí y a todas las que conocen su función. Mujeres, despierten y vean, pues se aproximan a esta posada. Hombres, despierten y escuchen, pues éstas son sus mayores, guardianas de la Ley Altísima. La Posada de la Abuela es la etapa de las mujeres de cabello blanco (sabiduría) que ya han sobrepasado el tiempo de dar el poder de su sangre y ahora la retienen como energía para sostener la Ley. Cuando elegimos rodearnos de un cuerpo terrenal, también aceptamos su responsabilidad, un don para ser compartido. Al elegir un cuerpo femenino, aceptamos la posibilidad de nutrir y renovar todas las cosas. Nuestra herramienta es la ley única del Creador: "Estarás en buenas relaciones con todas las cosas y con todos los seres en la gran rueda de la vida". La Ley de las Buenas Relaciones, don del Creador a las mujeres, es un conocimiento innato que abarca todos los aspectos de las relaciones. Despierta, se desarrolla y profundiza en contacto con quienes, en nuestra sociedad, la modelan. Nuestro deber es compartir las comprensiones profundas con nuestros hermanos y familias, de modo que la armonía y la paz reinen entre nosotros. Cuando nuestras mayores atraviesan el umbral de la Posada de las Abuelas se convierten en cuidadoras de la Ley. Su atención ya no se consume en la creación de sus propias familias. En este sentido, no tienen hijos y, según nuestras costumbres, quienes no son padre o madre de ningún hijo en particular, son padre y madre de todo hijo. Su atención se vuelve hacia los hijos de Todas Nuestras Relaciones: sus propias criaturas, las de sus amistades, clan o etnia, y las criaturas de todas las ruedas de la vida: Bípedos, Cuadrúpedos, Alados, con Aletas, los Que Crecen Verdes, y demás. Nuestra relación con el gran círculo de la vida recae en sus manos. Ellas deben ejercer su responsabilidad modelando, enseñando y compartiendo la vivencia de dicha ley en la vida de todos los días, de modo que todos alcancen el equilibrio.En términos prácticos, para las mujeres esto significa lo siguiente: al cruzar la menopausia, se abre la oportunidad de experimentarse a sí misma de una manera renovada y profundamente poderosa. Al dejar atrás el desconcierto y el temor generados por presión cultural y al abrirse a la verdad que mora en su interior, la mujer encuentra un desafío increíble para el que está mucho mejor equipada que cualquier otro bípedo. Le es posible sentarse en consejo y usar el poder de la sangre ahora retenida para crear un mundo armonioso a su alrededor. La sangre de luna (menstrual) de la mujer se halla entre las substancias más nutrientes y bio-energetizantes de la Tierra. Puesta sobre una planta, ésta se nutre en profundidad. Nuestras costumbres nativas proponían, durante nuestras ceremonias de siembra y nutrición de las cosechas, que las mujeres en su tiempo lunar se movieran entre las plantas y derramaran su sangre. Nuestras mujeres siempre dieron su sangre honrosamente. Se sentaban sobre el suelo y la donaban directamente o la derramaban sobre musgos que luego depositaban sobre la tierra, para nutrirle y renovarla. Se acomparíaban con esta canción:

"Entrego esta sangre de vida a Todas Mis Relaciones y abro mi matriz a la Luz. Entrego esta sangre de vida a Todas Mis Relaciones y abro mi matriz a la Luz. Entrego, entrego, entrego, entrego; abro mi matriz a la Luz."

Vicki Noble, en el "El tambor del Chamán", recuerda que ésta fue la primera sangre ofrecida en el altar, como ofrenda bendecida. Luego, cuando se dejó de honrar a las mujeres y se ignoró el poder de sus sangre dadora de vida, se recurrió a los sacrificios animales y humanos para salpicar sangre sobre el altar. Esta es la sangre que retienes en ti cuando ya no sangras en los ciclos lunares; has dejado atrás tu tiempo lunar. Abuelas: quizás no sean conscientes de la profunda responsabilidad que ahora asumen; de saberlo, hubieran tenido la oportunidad consciente de aprender y profundizar en vosotras mismas y en la buena relación durante sus vidas, de modo de salvar a su pueblo, de modo de brindarse bien es estos años. Mujeres jóvenes que ahora leen esto, vosotras podéis ser conscientes y elegir aprender y crecer de este modo, para estar listas cuando os toque entrar a la Posada de laAbuela. Muchas tribus y etnias recuerdan la primacía de la Ley de Buenas Relaciones y en ellas los consejos de Abuelas gozan de la más alta autoridad. Si un jefe de paz no guiaba a su pueblo por la tierra de modo que gente y animales tuvieran buena comida, agua clara y valles acogedores en tiempos de vientos fríos, las Abuelas solicitaban a otro que condujera; señalaban a alguien que contara con mejores posibilidades de llevar a cabo la tarea de nutrir y renovar la vida del pueblo. Si un jefe de guerra creaba tanta animosidad entre las tribus vecinas y la frecuencia de los ataques interrumpía el bienestar del pueblo, le pedían encontrar usos productivos, y no destructivos, para su energía. Tal era su poder: se hacían cargo seriamente de nutrir y renovar al pueblo y actuaban en concordancia.Hoy en día, las Mujeres Búfalo nos piden que asumamos el papel que quedó vacante. Cuando observo el mundo que nos rodea, veo que todos y cada uno de los problemas que enfrentamos como Bípedos son problemas de relación, sea con los árboles de las selvas tropicales, con otros pueblos, dentro de nuestros sistemas familiares disfuncionales o en la alienación de unos con otros y con la naturaleza. Despierta el deseo de relacionarnos con nosotras mismas como cocreadoras con Todo Lo Que Existe. Sobre estos temas se nos pide explayarnos y encarar acciones espirituales. La Posada de la Abuela abarca todas las mujeres post-menopáusicas. Dentro de ellas se forman grupos pequeños en torno a funciones específicas. Para algunas, el cuidado de un cesto sagrado; para otras, cierta clase de curación; y para otras el mantenimiento de la senda de la belleza (arte) entre la gente. Una artesana en canasta puede pertenecer a la vez al grupo de cestería y al grupo que Guarda objetos sagrados (esto último por linaje familiar). Una mujer puede pertenecer tanto a una sociedad de Danzas del Sol como a una sociedad de herboristeras. Al comenzar a reunirse con otras, el primer grupo es pequeño y heterogéneo y se hace necesario descubrir intereses comunes, capacidades individuales y metas. Parte del tiempo juntas puede emplearse en aprendizaje y comprensión, en reuniones para compartir capacidades para meditar y escuchar las Grandes Voces Internas, para caminar sobre la Tierra o para fortalecer y tonificar el cuerpo.
Con frecuencia se me pregunta por quienes han experimentado amenorrea, menopausia temprana 0 histerotomías. Aunque no creo poseer respuestas exactas, mi propia experiencia me da algunas pautas. Lo primero que les digo es que el ritmo actividad/receptividad, acción terrena/ Gran Misterio, que es el ciclo natural en sincronía con la Abuela luna, todavía resuena en las aguas de sus cuerpos, aunque no vaya acampañado de sangre externa. Profundizan la vivencia de los ciclos lunares dentro de vosotras, ya que resulta de suma importancia para cada una y para Todas Sus Relaciones, a fin de atravesar el velo durante la sangre, ir hacia el Gran Misterio y traer visión para el pueblo. Por otra parte, muchas de nosotras, sin experimentarnos todavía como ancianas, somos llamadas a la Posada de la Abuela. Hay una necesidad urgente de despertar esta función entre las mujeres, debida al derrumbe de las culturas aborígenes y al abandono de las costumbre femeninas. Muy pocas se sientan en las Posadas y perpetúan la nutrición y renovación de sus pueblos, por lo que algunas más jóvenes somo llamadas a la Posada por medios muy diferentes. Aceptémoslo como un honor. Finalmente, me referiré el rito de pasaje de la Posada de la Abuela. Aquellas que estén cerca de una mujer que cruza el umbral, deben honrarla y manifestarle apoyo en este tiempo de responsabilidad grande. Una meditación guiada puede ayudarla a conectarse con su propia fuente de fuerza y sabiduría. Quienes la conocen, saben qué aspectos son su fuerte. También debe recordársele su responsabilidad en la nutrición y renovación de Todas Sus Relaciones y la Ley de Buenas Relaciones del Creador. Sé que mediante su propia experiencia, cada una profundizará su sabiduría mucho más allá de lo que pueda decirles. Recordar: la Madre Tierra, la Abuela Luna y el Padre Espíritu viven dentro de cada una de vosotras. Sumergiros profundamente en vostra verdadera naturaleza y extraer de allí la belleza.

Brooke Medecine Eagle (Águila Medicinal), aborigen de América del Norte, creció en una reserva de Montana. Es Cuidadora de la Tierra, visionaria, escritora, artista, docente y curadora.

Las mujeres somos cíclicas, y si conocemos que energía nos embarga podemos utilizar al máximo nuestras capacidades para nuestro beneficio, para nuestros seres queridos y podemos al mismo tiempo apoyar a nuestra comunidad y por lo tanto acompañar los grandes de la Madre Tierra, recuperando nuestro poder como creadoras y dadoras de vida, de sueños, de energía. Esta es pues la primera entrega del tema la sangre sagrada, iré agregando más cuando lleguen las oportunidades para hablar.
"Así ha sido dicho, así ha sido nombrado".
Un abrazo mujeres sangrantes

martes, 24 de marzo de 2009

El equinoccio y sus imágenes

Hola
Como estuvo para ustedes este equinoccio?
Bueno, aquí la primavera se hizo sentir, tuvimos un día tibio, soleado, con un cielo azúl y una suave brisa. Con unos amigos nos reunimos el sábado 21 para celebrar, nuevamente junto al río Bravo o río Grande. Mi grupo de amigos practican danza azteca y bailaron juntito al río. Yo llegué ya cuando estaban bailando, llegué con mi ofrenda para el río: flores, chocolate, incienso (copal), mi sahumerio y mi bowl de cuarzo. Me invitaron a unirme al grupo y ahí bailé y celebré la llegada de la vegetación, las flores, el calorcito.
Fue un experiencia muy bonita. Después de la danza todas las ofrendas se le dieron a nuestro precioso río. Antes de irme puse un poco de agua en mi bowl de cuarzo y lo toqué por unos minutos, atrayendo a esta agua energías de amor, agradecimiento, sanación y abundancia. Después derramé esta agua dentro de las aguas tranquilas de Río Grande.
Fue una experiencia muy bonita!
Y bueno también fue una probadita de la primavera, porque los días siguientes hemos tenido otra vez bastante frío y vientos. En fin, ya casi llega el calorcito.
Hoy navegando por el "clima espacial" vi una foto que fue tomada el 20 de marzo, justo el día del equinoccio, es impresionante y bella. ¿Quien puede negar después de verla que algo paso ese día con las energías de la Tierra y todos sus habitantes?
Comparto la imagen con ustedes, fue tomada por Jesper Gronne en Dinamarca y pueden ver más detalles en:
http://www.spaceweather.com/swpod2009/23mar09/Jesper-Gronne1.jpg?PHPSESSID=49b45s6brqb0tp2lurpvqp33r3

Un abrazo

jueves, 19 de marzo de 2009

Equinoccio de primavera. El renacimiento

Bueno, mañana muy temprano llega con nosotros (hemisferio del norte) la añorada primavera. Por fin, igual que las plantas y los árboles, podemos empezar a abrir una rendija y dejar entrar la luz cálida y el aire tibio. Ha sido un invierno de mucha introspección, mucho trabajo interno, mucho de estar dentro de la casa al abrigo y calor del fuego de la chimenea. Ha sido el periodo de gestar las ideas y proyectos para este año, de juntar todas las intenciones y empezar a crear. Y ahora la luz y el tibio sol de la primavera nos empieza a empujar para salir y hacer, hacer realidades nuestros sueños del capullo de invierno.
Aqui en Albuquerque muchos se han sorprendido por lo benefico del clima, cuando es común que todavía sea muy frío y caiga nieve, pero este año ha empezado tibiecito y suavecito y muy rápido. Para mí es claro que este clima benevolente y sin extremos es resultado del cambio de era, ya que como es arriba, es abajo; como es afuera, es adentro; por lo tanto a medida que somos más los que tenemos un mayor equilibrio interno y vibramos y vivimos desde nuestro corazón en paz y armonía, todo se refleja en el mundo que habitamos, en algun lugar leía que los fríos o calores extremos correspondían a las emociones principales que muchos humanos tenían, pero si permanecemos equilibrados, nuestro clima también será más agradable.
Yo lo puedo ver fácilmente ahora, todos estamos entrando a la energía del UNO: "todos somos uno".
Y como decía estamos preparandonos para salir del capullo y volar en esta primavera y crear nuestra realidad.
Celia Fenn ha escrito una meditación muy bonita para recibir este equinoccio. Visiten su sitio en: http://www.starchildglobal.com/Spanish/index.html
Ahí da una meditacion guiada acompañada de música e imágenes para conectarnos con la energía crística, la energía de las flamas gemelas, con los elementales y guardianes de los reinos animales, minerales y vegetales, además de los cuatro puntos cardinales. Honra principalemente al agua, como el elemento que nos ha estado permitiendo transmutar, liberar y avanzar en el proceso de la ascensión.
Ya sea en grupos o de manera individual, mañana honremos y conectemos con la energía del equinoccio, para seguir creando la realidad que queremos desde el amor y la unidad.
Un abrazo
Verónica

jueves, 5 de marzo de 2009

Soy mujer de maíz, más que de trigo

Y esto lo digo porque lo tengo confirmado, en mi sangre corre más maíz que trigo. Y esto es por la habilidad que encuentro para manejar el maíz y hacer ricas y suculentas comidas con él. Del maíz me fascina sus colores, azul, amarillo, rojo, morado, blanco; su sabor como mazorca tierna, en esquites o asado; su textura, molido, en masa, en atole...
Y mi más reciente prueba:
A principio de año hice una rosca de reyes, para festejar la llegada de los Reyes Magos que visitan al niño Jesús y que también traen presentes a los niños en la actualidad.
Así que el 6 de enero me puse a preparar todos los ingredientes para hacer la masa, la harina de trigo, la levadura, los huevos, el agua de anis y de azahar, etc. Y después de que mezclas todo hay que batir y batir, y batir, y batir, por horas y horas, por lo menos así es para mí. Me encanta la rosca de reyes, pero hacerla es lo que me espanta, puedo pasar varias horas batiendo antes de obtener la textura necesaria para hornearla. Y esta vez no fue la excepción, pero pasó de mi rango conocido, estuve batiendo por cerca de 4 hrs. y nada, que la masa no estaba lista, y al contrario, como era un día bien frío, y la masa necesita una temperatura tibia, lo mismo que las manos que la baten, pues resulta que mis manos está frías casi siempre, y con la masa fría que no lograba calentarse pues mis manos llegaban a estar casi congeladas (estaré exagerando?), en fin por fin casi a punto de que llegaran los invitados para partir la rosca la masa quedó casi lista, la rosca salió rica pero para nada esponjada. Como envidié las manos fuertes y calientitas de mi mamá que en dos horas tiene la masa lista para hornear. Y ahora mi más reciente experiencia con el maíz:
el lunes 9 de marzo es el cumpleaños de mi angelito Emiliano, ya cuatro años!
Decidí hacer tamales (una especie de pancitos hechos con puro maíz, carne y salsas, cubiertos con la hoja de maíz y cocidos al vapor).
Y vaya diferencia, mis manos al entrar en contacto con la masa de maíz empezaron a gozar la textura y frialdad de la masa, y sentir como se iba suavizando, como se mezclaban los ingredientes, como cambiaba...
Batí esta masa con mucho más gusto que la hecha con el trigo, era como normal para mí batirla como lo vi hacerlo a tías, vecinas y mamá.
Y la masa quedó lista rápido. Los tamales los preparé con piña para los niños y los otros con pollo y mole o salsa de chile verde.
Se cocieron bien, rápido y sin problemas, y quedaron muy ricos. Mientras se cocinaban hice unos tlacoyos rellenos de queso, que disfrutamos Emiliano y yo. Al otro día hice un champurrado, que es un atole de masa de maíz con chocolate, y unas tortillas.
Vaya como disfruto convivir con el maíz, mi querido maíz, sin duda soy parte de la raza de los hijos del maíz, en México todo un día puedes consumir comida a base de este grano, empezando en la mañana con un atole champurrado y tamales, en el almuerzo unos sopes o quesadillas; en la comida o la cena un delicioso pozole acompañado de pozol (bebida a base de maíz y chocolate) y cerrando el día con un pan de maíz y otro atolito.
Que delicia!
Me gusta hacer pan, sobre todo porque puedes ver muy claramente la alquimia presente dentro de la cocina, como al mezclar algunas cosas obtienes otra diferente. Pero sin duda, prefiero trabajar con el maíz y a hacer ricas delicias con él.
Soy mujer del maíz.
Un abrazo. (Esta imagen la tome en diciembre y son algunas mazorcas y maíz que traje del pueblo de mi mamá y que espero sembrar este año)